Comprar una propiedad en Ibiza

En los últimos años, el éxito de España como destino turístico se debe, en parte, a Ibiza, que ha desarrollado su propia marca a nivel mundial y ha ido cobrando fuerza en el mercado inmobiliario y de ocio. Ibiza se ha creado una imagen aún más exclusiva, si cabe, con su amplia oferta turística, mientras que su reputación en el mundo del “clubbing” es sólo una pequeña parte de dicha oferta.

En efecto, la llamada “Isla Blanca” es el nirvana de las fiestas para muchos jóvenes, aunque cuando experimentó ese crecimiento fue a principios de los años ochenta. Actualmente, acuden a Ibiza muchas parejas más mayores y también familias, que encuentran la tranquilidad en la parte norte de la isla, donde aún se mantiene algo de aquel estilo hippy de antaño, y en los sofisticados beach clubs de la costa. Ibiza es un destino ganador, gracias a su combinación única de un estilo desenfadado y de una alta dosis de glamour aportada por las celebridades que acuden cada año.

La capital, Ibiza, está a diez minutos del aeropuerto y en su paseo marítimo se encuentran muchos de los clubes, marinas y apartamentos de lujo más famosos, orientados hacia Dalt Vila, la ciudad fortificada que se alza sobre el puerto. Los compradores más recientes están entusiasmados con las nuevas promociones dentro de Ibiza y en sus alrededores, entre los que destaca la zona de Cap Martinet.

Algunas de las mejores playas de la isla están en el suroeste, donde podemos encontrar beach clubs de alto nivel, como Blue Marlin en Cala Jondal. En esta zona, los precios son altos. Las zonas más exclusivas del sur de la isla, donde las resplandecientes villas blancas se esconden entre los caminos de tierra bordeados de limoneros, incluyen Es Cubells y Porroig.

Santa Eulalia, en el este, es muy popular como destino familiar, normalmente más tranquilo, con playas de buena calidad y, además, cerca del lugar donde Nikki Beach ha abierto su último beach club.

Más hacia el norte y en el interior, San Carlos va ganando adeptos por su festival de música y por su mercadillo hippy en Las Dalias los fines de semana. El pueblo de Santa Gertrudis, en el centro de la isla, tiene un encanto especial, rodeado de cultivos y con un ambiente cosmopolita creado, en parte, por su interesante comunidad artística, y en parte por la escuela internacional cercana.

_MG_3165 b

3 pasos clave para comprar en Ibiza:

  1. Una vez que el vendedor y el comprador llegan a un acuerdo sobre el precio de la propiedad, el comprador debe contratar los servicios de un abogado con el que pueda comunicarse fácilmente, preferiblemente antes de firmar el contrato de reserva y de pagar ningún depósito. Con el abogado contratado y habiéndolo puesto en contacto con el agente inmobiliario, el proceso de compra puede empezar.
  2. El siguiente paso es el contrato inicial de reserva: el Contrato Privado de Compraventa o Contrato de Arras. Se trata de un contrato legalmente vinculante que se firma entre comprador y vendedor, a veces antes notario, pero no de manera habitual ya que no es obligatorio. En este contrato se incluye una descripción detallada de la propiedad y de las partes implicadas, se detalla el precio de venta y se especifican las condiciones extraordinarias relacionadas con la operación en cuestión, así como la fecha establecida para la firma de la Escritura de Compraventa y el depósito entregado que, normalmente y dependiendo del acuerdo entre ambas partes, suele ser de entre el 10 % y el 30 % del precio de venta. Habitualmente se realizan peritajes y estudios previos a la firma de la Escritura, por lo que este contrato suele incluir cláusulas sujetas al éxito de dichas pruebas. Es importante detallar bien las condiciones del pago del depósito ya que, de acuerdo a las leyes españolas, en caso de que el vendedor no cumpliese con las obligaciones derivadas del contrato de arras, tendría devolver al comprador el depósito entregado e, incluso, el doble de dicho importe. En caso de que fuese el comprador el que no cumpliese con su parte del acuerdo, el depósito no se le devolvería.
  3. El último paso es la firma del contrato final, llamado Escritura de Compraventa. Este documento se firma siempre ante notario por ambas partes o por alguien con poder de representación en su nombre. En este momento se paga el importe que queda pendiente, así como todos los impuestos y comisiones. Una vez firmada la Escritura, el comprador pasa a tener plena posesión de la propiedad. Ésta quedará registrada a su nombre en el Registro de la Propiedad. Los compradores deben solicitar una copia de la inscripción en dicho Registro (el abogado del comprador es quien se ocupa de este trámite).
Texto redactado por el Departamento español de Savills